Sibaritas por Sevilla

Propuestas frescas y diferentes para salir de tapas y comer por Sevilla. Somos sibaritas en tiempos de crisis.

By

El Loco Sibarita: un “crazy” en La Alameda

Para hablarte de nuestra última experiencia nos ha venido a la memoria una divertida anécdota publicada por el New York Times hace muchos años, a cuenta de la actuación de la gran Lola Flores en la gran manzana. Por aquel entonces La Faraona hacía sus pinitos lejos de casa, y el cronista de turno a cargo del capítulo cultural escribió una breve reseña sobre ella y su espectáculo que decía: “Ni canta, ni baila. No se la pierdan”.

Y te preguntarás ¿y esto a qué viene?, pues que después de salir de nuestra visita a este local podríamos decir que ni comimos, ni bebimos, pero no se lo pierdan.

Se llama El Loco Sibarita, qué causalidad…

Este Loco, se encuentra, como no podía ser otra forma, en La Alameda, la nueva zona de moda del tapeo de autor sevillano.

Un diseño que no te deja indiferente

El local no deja indiferente a nadie, con el suelo rojo, los techos altos con look industrial y el resto decorado a lo vintage, excepto la cocina al estilo provenzal, que se mete en medio de la zona de estar, enseñando las entrañas. ¡Vaya locura de mezcla!.

A pesar de que el local es espacioso, escasea el sitio para sentarse. Nos sentamos en unos taburetes altos casi dentro de la cocina, viendo todo lo que se cocía dentro.

Así fue nuestra cena (para dos)

La carta tardó en llegarnos (tic tac, tic tac..) y mientras la ojeamos nos sirvieron unos riberas pasados de frío. No vimos nada especial en la carta, lo cual nos dejó un tanto perplejos.

Puede que nos vieran anotando en la libreta, o para compensar la tardanza, que un chico grande y pelirrojo nos obsequió con una tapa riquísima de Huevas de merluza fritas, mientras nos hablaba con familiaridad.

Pedimos para empezar algo seguro, una tapa de Ensaladilla con Gambones (3€). Estaba buena, pero no era ensaladilla, si acaso cóctel de marisco, lo digo por la salsa rosa.

El Loco Sibarita - Ensaladilla con gambones

Ensaladilla con gambones

Mientras tomábamos nota, el pelirrojo vehemente, que manejaba los alimentos de forma salvaje al estilo del famoso cocinero inglés Jamie Oliver, nos regaló un Pinchito moruno. Varias veces mencionó que llevaban abierto sólo 3 semanas, y que iban cogiendo el rollo poco a poco, quizás para disculpar cierta aureola de kaos que impregnaba el ambiente.

Lo más curioso de la carta nos pareció un Serranito Angus (directo desde Australia) tamaño gigante con panceta ibérica, emmental, algo más que no recuerdo y el pan bañado en una salsa directamente de la sartén. Prometía y daba para dos, pero nos decepcionó. Nos gustó más la guarnición de patatas XXL con salsa mojopicón.

El Loco Sibarita - Serranito Angus

El Loco Sibarita – Serranito Angus

Mientras, aquel grandullón sacaba platos que no estaban en la carta, como una tortilla urgente de patatas con salsa al whisky que pintaba de lujo, o una rueda de queso provoletta a la plancha con un aliño de tomate rallado, especias y aceite turbio, que si lo llego a saber antes otro gallo hubiera cantado.

La hora de la cuenta

Comimos suficiente gracias a los regalos, pero a la hora de la cuenta, nos costó más beber que comer: 4 riberas “4U”, a 4,5 € cada uno (¡¡ cáspitas!!), nada más y nada menos, hacen un total de 18 € de nada, 2 € del pan, 3 € de la ensaladilla-coctel y 6 del Serranito Angus. Haz la cuenta.

Dónde está: Calle Jesús del Gran Poder 83. Ver mapa.

Lo bueno: Ambiente y “platos especiales”, casi ocultos eso sí. Antes de pedir, pregunta al camarero.

Lo malo: Carta cortita y vino muy caro.

Y por favor, si vas, nos cuentas…

Deja un comentario