Sibaritas por Sevilla

Propuestas frescas y diferentes para salir de tapas y comer por Sevilla. Somos sibaritas en tiempos de crisis.

By

El Tremendo, saber hacer en un clásico de La Macarena

Volviendo a los orígenes, a la tapa sin historias, sin rimas. Materia prima. Esto es lo que podemos encontrar en El Tremendo, todo lo que puedes necesitar para salir con un buen sabor de boca y una sonrisa.

Cerveceria El Tremendo

Lo teníamos en la reserva, entre otras cosas por estar ubicado fuera del circuito fácil del tapeo. Pero los comentarios sinceros de los que ya lo habían visitado nos animaron a adentrarnos en territorio macareno, dispuestos a dejarnos sorprender como en El Colmao de Gascón Rubio.

Popular y auténtico

Lo primero que ves es el típico bar de barrio, con naranjos y siempre a tope de gente, tanto dentro como fuera. Y si hay gente…por algo será. Dispone de un salón de dos módulos dignamente acondicionados, donde pudimos sentarnos en mesas altas para cuatro.

Entrando en faena, hay que decir que se respiraba saber hacer, y aunque en el salón no se podían pedir tapas, la cuenta al final era lo mismo.

La carta era clara y diferenciada por variados, carnes y pescados y mariscos. Desde luego había de dónde tirar. No había que entender nada de la carta, compuesta por tapas sencillas (las de toda la vida), elaboradas con mimo, como en casa de tu madre.

Empezamos por la clásica Ensaladilla de gambas, que estaba buena, bien hecha y presentada con sencillez. Seguimos con unas Pavías de bacalao, que estaban todavía mejor. También probamos unas Carrileras al pimentón, muy bien guisadas, tiernas, sabrosas y con el toque de pimentón, aunque la salsa un poco aceitosa. Y por último pedimos el plato más modernito, una Corvina a la plancha con un atrevido toque de gulas.

El Tremendo - Corvina con gulas

Corvina con gulas

Tanto que enseñar

Ya sabíamos a qué íbamos, y no nos sorprendió ni nos defraudó. Es la clásica tapa que se ha hecho famosa en el mundo entero, como pudimos comprobar en un reciente viaje a Londres, donde probamos en un par de bares españoles (Café España y Jamón-Jamón) en pleno centro londinense, que replican con éxito las tapas de toda la vida, enseñando el buen comer de nuestra cocina milenaria a los hijos de la Gran Bretaña.

Y eso…es Tremendo.

Dónde está: Calle Previsión, 10. La Macarena. (No confundir con el de Santa Catalina). Ver mapa.

Lo mejor: Lo bueno triunfa, everywhere.

Lo peor: Imagen algo añeja.

Y tú, ¿has estado en El Tremendo? Dinos qué te pareció.

Deja un comentario