Hamburguesas, de icono del fast food a delicatessen en versión mini

Una vuelta de tuerca. Es lo que le han dado a nuestra vieja amiga la hamburguesa, que ha pasado de insalubre y víctima propicia de adolescentes imberbes en “restaurantes” coloridos de comida rápida a convertirse en un apetitoso bocado y un fijo de los gastrobares y aspirantes a ello. ¿Cómo? Aparentemente, fácil: reduciéndola de tamaño, con más y visibles semillas de sésamo por encima y algún añadido que la deseque. Pero la diferencia está, como en tantas otras cosas, en la calidad de la materia prima, en este caso la carne, ingrediente principal y casi único de la penúltima moda gastronómica: las mini hamburguesas.

Sigue leyendo